Cómo lograr que los niños coman de todo

Tener un buen hábito de alimentación es algo que se aprende desde pequeños, pero tranquila, si tu hijo ya no es un bebé, todavía puede lograrlo.

 

La clave para lograr que un niño coma de todo empieza cuando todavía no come nada, es decir, a los 6 meses. A partir de esa edad, hay que empezar a poner en la mesa las papillas que el doctor te vaya indicando.  Pero recuerda que la hora de la comida debe ser un momento especial en el que todos comparten los alimentos y esto lo debe ver tu peque. Aunque él no coma lo mismo que ustedes, que coma sus papillas a la misma hora que ustedes comen, refuerza su aprendizaje.

 

Es importante dejar que explore, puedes servirle un poco en su propio plato y como una parte la tirará al piso y otra parte se la tirará encima, le puedes ir ofreciendo con una cuchara de lo que tú tienes en el plato, con esto entenderá que la comida se puede tocar, oler y compartir. ¡Es parte del aprendizaje!

 

Come lo mismo que él y nunca lo obligues a comer más de lo que quiera. Ningún niño pequeño comerá mal si hay comida disponible. Los gustos de los bebés cambian y lo que hoy puede no gustarle mañana lo aceptará, ¡no desistas!

 

No te preocupes si crees que come poco. A veces es una cuestión de percepción, nosotros creemos que medio plátano, tres mordidas a un pan y dos cucharadas de arroz es poco o nada, pero para un niño pequeño puede ser  suficiente. Debes guiarte más por su crecimiento y aumento de peso con su pediatra.

 

Entre los seis meses y los dos años, ofrecerle cosas nuevas y dejarlo que las toque, las huela y eventualmente las rechace. Si no quiere algo en especial, deja pasar un par de semanas y sírvelo nuevamente. Cuando ya pueda comer la misma comida de los demás, es importante que se lo hagas saber, se sentirá “niño grande” y la emoción por comer lo mismo que papá o mamá puede hacer que pruebe nuevas cosas. ¡No le hagas comida especial a él!

 

Entre los dos y tres años debes equilibrar su plato para que coma de todo. En cada comida, el plato debe estar compuesto por 60% de cereales, 1.5 gramos de proteína por cada kilo de peso y el resto verduras y leguminosas.

 

Y si tu hijo ya es mayor, recuerda los principios básicos de tener buen ambiente en la mesa, la misma comida para todos, que cada quien elija qué y cuánto comer, ofrecer variedad, ser constante y nunca aplicar castigos.

 

Lee el articulo completo en: Padres e Hijos México
via http://www.padresehijos.com.mx

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s