Cuando los deberes son una tortura para toda la familia

Recuerdo los años de colegio como un auténtico suplicio, ya no solo porque las clases eran más aburridas que una sesión en el Congreso, sino porque cuando por fin sonaba el timbre de salida y todos salíamos como toros desbocados hacia casa, todavía me quedaba en casa una hora de deberes, y eso sin contar lo que tenía que estudiar.

Lee el articulo completo en: GuiaInfantil.com
via http://www.guiainfantil.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s